¿Cuál es el mejor hosting para mi web?

Lanzar un negocio online o simplemente dar el salto a Internet y hacer que un negocio ya existente en el mundo físico esté disponible también en la Red, es una de las decisiones más importantes que cualquier empresario puede tomar. Supone que tu empresa, sea cual sea su tamaño o su sector de actividad, pase de tener una repercusión limitada, a disponer de una exposición mundial y millones de clientes potenciales. Es por ello una decisión que debemos meditar y para la que debemos elegir las mejores soluciones tecnológicas posibles. El tipo de alojamiento es uno de estos aspectos que no podemos elegir sin un análisis previo.

Objetivos de negocio

Antes de decidir qué solución utilizarás para alojar tu página web debes determinar cuáles son los objetivos que buscas cubrir lanzándote al mundo online. Las esperanzas que tengas puestas en términos de crecimiento, visibilidad, volumen o mejora de tu negocio tienen que ser claras, del mismo modo que tendrán que serlo los recursos que vas a poder destinar al proyecto. Presupuesto, tiempo disponible, recursos humanos… son elementos clave que debes definir claramente.

Aspectos técnicos

Algunos aspectos técnicos son fundamentales para determinar el tipo de alojamiento que más te conviene. Entre los principales elementos a tener en cuenta desde un punto de vista técnico están el espacio web, la capacidad de transferencia web, el número de cuentas de correo asociadas a tu dominio, la cantidad y tipo de bases de datos y el lenguaje de programación que vaya a soportar la web.

Tipos de web

Definir qué tipo de web vamos a poner en marcha también es importante, ya que no es igual crear una web corporativa, que un blog o una tienda online. Por ejemplo, un sitio web corporativo requerirá una solución de alojamiento con recursos técnicos relativamente bajos: algo de espacio en el servidor, una tasa de transferencia no muy alta y pocas direcciones de correo electrónico.

Por su parte un blog que se vaya a actualizar habitualmente, en el que incluyamos imágenes y enlaces precisa de una solución del tipo WordPress, Drupal o Joomla!. Estos son los gestores de contenidos (CMS) más famosos, que además de ser capaces de soportar estos proyectos, permiten que personas sin conocimientos técnicos, creen y editen contenidos.

Si tu objetivo es vender y quieres crear una tienda online, puedes optar tanto por soluciones preconfiguradas que te permitirán ponerte a vender de forma casi inmediata y con cero preocupaciones, o elegir algún CMS especializado (Prestashop, Magento, WooCommerce,…)  con el que podrás dar una apariencia más personalizada y premium a tu web. En cualquier caso, en esta situación deberás elegir un alojamiento que ofrezca gran cantidad de espacio web, varias bases de datos y capaz de soportar distintos lenguajes de programación.

Todo en uno vs. Soluciones dedicadas

Si eres un autónomo o una pyme, lo más recomendable es decantarse por aplicaciones “todo en uno”, o planes de alojamiento web fáciles de manejar y gestionados en su mayor parte por el proveedor. Este tipo de  opciones no requieren de conocimientos técnicos y están concebidas para desarrolladores y profesionales web. En caso de que quieras tener el control total de tu proyecto web, la mejor opción es optar por un servidor cloud o un servidor dedicado, y aunque requieren de conocimientos técnicos y suelen ser un poco más caros, el rendimiento y las prestaciones que ofrecen son óptimos para proyectos de cierta complejidad.

Categoría: Consejos | Servidor & Hosting
0 comentarios0

Tu comentario