¿Cuáles son las últimas novedades en el mundo del e-commerce?

No supone ninguna sorpresa decir que hoy en día el e-commerce es una fuerza dominante en el mundo del comercio al por menor. Según Statista, las transacciones globales de comercio electrónico sumaron 1.058 billones de dólares en 2012, y se prevé que esta cifra aumente hasta los 2.356 billones de dólares en 2018.

Estas impresionantes cifras constatan que las tendencias del mercado, así como las preferencias de los consumidores, han cambiado radicalmente. Ya no es suficiente tener una simple tienda digital que vende algunos artículos. Los consumidores disponen, cada vez más, de más información para la toma de decisiones, tienen más experiencia y son más exigentes. La compra es solo una parte del proceso, además quieren una buena experiencia de compra, de navegación y de atención postventa. Las expectativas sobre el nivel del servicio nunca habían sido mayores. Las empresas tienen que estar a la altura en todo momento, antes, durante y después de la compra.

Evolución del e-commerce

Este gigantesco cambio se ha producido en unos pocos años y siguen produciéndose. El comercio electrónico vive en un proceso de constante transformación, adaptándose permanentemente a las evoluciones tanto tecnológicas como sociales. Prácticamente todos los elementos del proceso de decisión de compra se han modificado una o varias veces en los últimos años. Por ejemplo, el contenido se ha vuelto interactivo e inmediato: vídeos, infografías, tutoriales y podcasts son ahora elementos esenciales para convencer y educar al consumidor. El pago es otro de los elementos que siguen evolucionando, el efectivo y las tarjetas han dado paso a métodos de pago electrónicos como PayPal, Bitcoin, pagos móviles, etc.

Estos son algunos de los elementos que han evolucionado, y mucho, en los últimos tiempos, pero existen muchos más que tenemos que tener en cuenta si no queremos quedarnos atrás en este mundo en constante movimiento. Algunos de ellos son:

-Personalización en tiempo real. La experiencia de compra (online y offline) se adaptará a cada consumidor en tiempo real, ofreciendo promociones, productos y experiencias exclusivas a cada usuario.

-Chat bots e Inteligencia Artificial. Mayor interacción con asistentes digitales, así como la normalización de hablar con máquinas.

-Opciones de pago. Adiós efectivo y tarjetas, hola pagos habilitados por la tecnología (con smartphones, wearables, transferencias, monedas virtuales, etc.)

-Contenido interactivo. Convivencia y diálogo con las empresas a través de contenido visualmente muy atractivo y aprovechando las tecnologías al máximo, como la realidad aumentada o la realidad virtual.

-Internet of Things (IoT). Espejos inteligentes, estantes inteligentes, robots, etc.

-Logística. Impulsados por Amazon y servicios como Uber, se busca lograr que la compra online supere las experiencias de compra en la tienda física, y que se minimice el tiempo de envío, los drones pueden jugar un papel fundamental en esto.

-Análisis predictivo. Cómo utilizarán los datos los comerciantes para predecir con precisión la próxima compra de sus clientes.

Y más allá de estas tendencias ya latentes, seguro que en los próximos meses aparecerán otras novedades a las que deberemos adaptarnos. El e-commerce se actualiza día a día junto con la tecnología, la logística, los nuevos productos y los usuarios, que buscan nuevas experiencias. Mantener nuestro negocio en la vanguardia requiere de vigilancia y renovación constante.

Categoría: Consejos | eBusiness
0 comentarios0

Tu comentario